Red Gráfica Latinoamérica

Inicio > Impresos > Impresión > Los hermanos Saenz: fe en un propósito

Jairo Valencia

Los hermanos Saenz: fe en un propósito

por Red Gráfica Latinoamérica

Por más de veinte años Jairo Valencia ha estado vinculado a la industria gráfica en diversos cargos directivos, en ellos ocupó cargos gerenciales en el Grupo OP Gráficas. En ese lapso tuvo la oportunidad de trabajar la lado de los hermanos José y Hugo Saenz fundadores de la empresa. Hoy cuando se proyecta como un empresario independiente, Jairo Valencia rememora su paso por esa empresa y pasa revista a los aprendizajes que tuvo en ella.

Red Gráfica: Jairo, lo invitamos a que nos de un testimonio de su paso por el Grupo OP Gráficas.

Jairo Valencia: Primero agradecer la invitación. Yo estuve en el Grupo OP Gráficas cerca de tres años y medio, entre el año 2000 y el 2003, ocupando dos cargos de dirección: uno la gerencia administrativa y después la gerencia de producción y operaciones. Yo pienso que quienes hemos tenido la fortuna de pasar por esa organización el principal aprendizaje que hemos reforzado o adquirido –según el caso de cada quien- es una conciencia sobre cómo hacer empresas a base de tenacidad, de sacrificio, de esfuerzo, de convicción, todo esto lo resumo en una palabra: fe en un propósito.

Viendo el esfuerzo de los hermanos Saenz –bien José, bien Hugo - uno ve personas con fe en su capacidad, que cimientan su motivación y sus esfuerzos diarios, que son y serán muchos porque este es un sector complejo y esforzado.

Me parece que otra virtud muy importante es la capacidad de ellos de motivar y de aglutinar gente, que los ha acompañado en ese proceso; de manera que haber visto ese ejemplo para mí ha sido muy importante y ha significado para mí un aprendizaje sumamente profundo.

Esa experiencia fue un refuerzo en cómo se pueden hacer negocios basados en valores y en principios, hay un libro de Stephen R. Covey llamado “El liderazgo centrado en principios” y creo que es totalmente válido en el caso del Grupo OP Gráficas, uno conoce de situaciones de empresas, no solo del sector gráfico sino de muchos otros, tanto locales como internacionales, en donde tristemente el concepto de negocio se limita únicamente a la idea del lucro y puede llegar a irrespetar valores.

Eso no pasa en OP, donde predominan valores como honestidad, claridad, seriedad, generosidad, respeto. Me parece tan importante eso y he visto que en el Grupo OP Gráficas da ese trato, a las personas que trabajan, pero también a sus proveedores y sobre todo a sus clientes.

Uno no puede pensar en esa compañía sin identificarla directa y claramente con el esfuerzo que ellos dos han hecho, cada uno según su vocación. Don Hugo preocupado de los temas internos de la operación: las máquinas, el funcionamiento del taller. Líder y apóstol de los trasteos de equipo y de las movilizaciones de la empresa que es un proceso en el que el Grupo OP Gráficas tiene una experiencia enorme. Don José por su parte haciendo todo el proceso de relaciones con los bancos, los inversionistas y los clientes. Cada uno en su rol, complementados muy bien en una especie de dialéctica entre las dos fuerzas que ha dado una resultante indiscutiblemente positiva para la empresa.

Prueba de ello es que a pesar de crisis, dificultades, momentos de bajas y de altas, por estos días se están celebrando los cuarenta años de existencia empresarial lo cual es una situación muy importante para una compañía, que en un sector tan difícil, se ha defendido muy bien y se ha posicionado muy claramente.

Red Gráfica: Jairo, el Grupo OP Gráficas es reconocido en el medio por la calidad ¿A qué cree que se debe ese posicionamiento?

Jairo Valencia: Yo creo que a la vocación que OP ha impreso en sus códigos de funcionamiento es de respeto por sus clientes, de respeto por su propio trabajo. En más de una oportunidad, escuché a don Hugo Saenz, sin la menor sombra de duda, pedir que se hiciera de nuevo algún proceso, incluso que se repitiera completamente un trabajo para asegurarle a un cliente una calidad esperada, que a veces solamente él podría interpretar.

Yo, como otras personas que han trabajado con el Grupo OP Gráficas, soy de la línea de procesos industriales, de mediciones objetivas, de cosas que van más hacia el cuidado de los costos y la rentabilidad de la empresa, pero complementado por esa visión tan radical por el respeto absoluto a los requerimientos del cliente que le ha impreso don Hugo a la empresa, se ha logrado una combinación ganadora.

Eso ha permitido que OP se haya ganado con sobrados méritos el reconocimiento que hoy tiene, porque ha sido conciente que el cumplimiento de esas expectativas se logra a través establecer las herramientas de tecnología, el know-how y la dedicación que toda la gente le pone a su trabajo, yo creo que ha logrado proyectar a OP hacia el futuro como una empresa líder en un segmento donde tiene muy bien ganado un nombre.

En la industria gráfica, como en otras industrias (por ejemplo la del cine) la creatividad y la belleza juegan un rol clave porque finalmente son lo que el cliente va a comprar, pero a veces esa creatividad parece divorciada del proceso de ingeniería indispensable en la producción que permite la reproducción de esa belleza.

Para quienes tenemos un determinado entrenamiento, el proceso productivo de la industria gráfica está basado en puntos de determinado tamaño, en unas angulaturas, con unas densidades definidas, en fin una serie de parámetros y criterios repetibles, pero el tema del arte tiene que ver con la sensibilidad y don Hugo Saenz es una de las pocas personas en la industria que tiene el nivel de sensibilidad necesario para lograr esa conexión entre los clientes, los productos y los procesos, para traducir esa sensibilidad en resultados en los productos impresos. Por eso mi sentir hacia don Hugo Saenz es que él es un artista de este negocio, porque es muy difícil que esa sensibilidad se traduzca en el resultado final del producto. OP está logrando a través de herramientas de tecnología y de gestión entronizar en la práctica diaria de la compañía esa sensibilidad que respeta el proceso creativo del cliente.

Red Gráfica: Jairo, de su paso por OP, tiene alguna anécdota que recuerde.

Jairo Valencia: Entre muchas, hay una que recuerdo por la forma en que sucedió y por que al final fue una situación tragicómica. En algún momento OP hizo una opción por una línea de mercado en la que hoy día está muy bien posicionado; que son los catálogos de venta directa. Ha desarrollado muy bien el concepto del negocio, lo entiende muy bien y creo que es hoy día imbatible en ese segmento, por esa especialización que han logrado.

Pero eso tuvo una historia de arranque. Cuando la compañía estaba trabajando en abrir ese nicho de mercado, se promovió un coctel para las compañías que trabajan con el tema, un evento de alto nivel, en el Club El Nogal, antes de la tragedia de la bomba. Fue un evento muy promovido, muy ensayado y muy concienzudamente preparado por parte del equipo de la compañía, pero coincidió que justamente el día del coctel hubo un paro de taxis que bloqueó la ciudad (similar al que se presentó recientemente en Bogotá); así que solo llegaron unas 20 personas de las 600 que se esperaban. Pero la empresa no cejó en su empeño y a los días volvió a convocar el evento, que por cierto fue un éxito. Pero quedó en la memoria de quienes estábamos en el proceso el sabor amargo de ese momento.

Red Gráfica: Jairo, ¿qué planes tiene ahora?

Jairo Valencia: Después de veinte años de vida profesional, ocupando diferentes cargos directivos en empresas importantes de la industria gráfica, he decidido lanzarme a la vida independiente, con el objetivo de crear mi propio proceso empresarial.

Hace poco reflexionaba sobre el aporte que cada una de mis experiencias de trabajo me ha dejado para enriquecer este momento en donde necesito todo ese background y pienso que el pasó por el Grupo OP Gráficas está entre las más importantes, creo que si tengo algo que decir en términos del aprendizaje y el bagaje que me dejó OP en la vida, es justamente tener fe, tener tenacidad y tener una claridad de propósito en la consecución de los objetivos, que son absolutamente ejemplarizantes para mí y para cualquiera que tenga la oportunidad de conocer ese esfuerzo.

Como cualquiera de los empresarios del sector gráfico uno sabe que este es un negocio de altas y bajas, de entradas y salidas y eso le ayuda a uno a mantener el centro en el propósito que se traza, a no desfallecer y a ir hacia delante, porque si se percibe con tenacidad, con honestidad y con fe (insisto en ese término), el coraje va apareciendo y te va generando automotivación para no abandonar el objetivo.

Es el momento de agradecer a Hugo y a José por esa escuela, una escuela de valores y de principios de vida que todos los que hemos pasado por esa organización, seguramente hemos reforzado o aprendido en una extensión mayor. Entonces los felicito en estos cuarenta años, que ojalá para fortuna del sector gráfico y del país, la empresa permanezca por otros cuarenta o por otros cuatrocientos, lo que dios permita. Pero que ellos sientan desde ahora y por siempre que han sido los generadores de mucho aprendizaje y formadores de una escuela donde algunos hemos tenido la fortuna de participar y aprender de ellos, porque creo que son un testimonio para el sector gráfico, para el sector empresarial y para quienes aspiramos a seguir esos pasos de éxito.

Red Gráfica: Muchas gracias Jairo.

Jairo Valencia: Con mucho gusto.


En otras secciones:
Powered by Disqus

 
Atarraya